1 de febrero de 2009

Mar de Lurin


7 comentarios:

ERre! dijo...

Que bravo oe, me encanta tu trabajo. Este está espectacular. Que poder el del mar no?

Felicitaciones ps, un abrazo,

ERre!

iturburu dijo...

Gracias.

iturburu dijo...

A mi me gusta mucho el mar. Mas que la playa misma, (aunque no por eso voy a esperar a que la asfalten jaja) me gusta estar adentro, flotar. Un tiempo veia el amanecer desde un bote como a 500 metros de la orilla.
* Curioso que en ingles no se dice "entrar" al mar, sino "salir" al mar.

ERre! dijo...

Hoy por hoy es para mi casi un ritual bañarme en el mar, jaja, siempre lo he disfrutado muchísimo, desde que era niño, pero ahora siento algo sumamente especial cada vez que "entro" o "salgo" al mar, jeje. Me encanta jugar, dejar que la orilla me arrastre, sentir el fuerza del agua en las olas, estar suspendido por un momento.

Creo que en verdad "salimos" al mar, a la aventura, a lo desconocido, partimos. El mar es, en verdad, lo máximo.

hugs.

ERre!

iturburu dijo...

o "regresar". Al final, la vida empezo en el mar.

ERre! dijo...

Sí pues, sabe más que nosotros.

Martin dijo...

Cuando iba con Blanca al malecon de San Isidro, ella siempre "saludaba" al mar cuando llegabamos y se "despedia" del mar, cuando nos ibamos, siempre me pareció loco, era como tenerle mucho respeto al mar.